Los accesorios, colgantes, adornos, complementos, toque final … Llame como quiera, el hecho es que las joyas y bisutería hacen toda la diferencia en el look y conquista casi todo el mundo. Difícil resistir a los brillos, a los colores y formas de esas piezas que están por ahí adornando hombres y mujeres desde hace cientos y cientos de años.

Ya contamos aquí de piezas rarísimas y antiquísimas ya descubiertas. Los historiadores encontraron un collar con más de 5.300 años hecho de meteorito usado por los antiguos egipcios. De ahí para allá, las joyas hicieron historia y conquista de plebeyos a reinas – el acervo personal de la reina Isabel II tiene más de 23 mil piedras preciosas en 300 ítems exclusivos. Nosotros, gente común, no podemos tener una colección de ellos, pero podemos admirar. La corona británica da un sabor a quien quiere apreciar de cerca estas maravillas: reúne y expone todas las joyas en la Torre de Londres, uno de los principales puntos turísticos de Londres.

Pero usted no necesita ser reina para exhibir por ahí piezas lindas de causar impacto. Por suerte tenemos cada vez diseñadores más que habilidosos con ideas increíbles y creaciones de aliento. Otra suerte es tener disponibles materiales más en cuenta que la pedrería de la reina, pero con mucha calidad y bellísimos efectos para piezas de muy buen gusto y sofisticación.

En Brasil y en el mundo

Una persona que sabe bien juntar las dos cosas – diseño y materiales variados – es la diseñadora Adriana Sola, fundadora de la marca Madame Mordô, que se encuentra en São Paulo. Y es con ella la charla del Torrego hoy en el #Estotrendy. Antes de abrir la propia marca, ella dividió su talento con grandes joyas del país. Hoy, acumula más de 15 años de hermosas creaciones llenas de estilo, referencias y modernidad. Su deseo es “empoderar a la mujer brasileña, dejarla segura de sí para ir aún más lejos”.

Sus ideas vienen de su mente creativa e imaginativa, pero también de inspiraciones que cosechan alrededor del mundo. Los viajes son la principal fuente de referencias y tendencias que incrementan y enriquecen su trabajo.

“Si no viaje, si no es detrás de tendencias, no puedo hacer cosas diferentes”, comenta. Recordando que está siempre seis meses delante de nuestro tiempo. La colección de hoy se hizo hace medio año, ya anticipando las tendencias de ese verano que está llegando.

En la Madame Mordô, Adriana trae joyas en plata y semi joyas chapadas en oro en colecciones siempre frescas de llenar los ojos. A pesar de vender sólo al por mayor, es posible encontrar piezas de la marca por tiendas y representantes en todo Brasil.

Mezcla de colores y usos
Y no sólo de plata y oro viven las creaciones de Adriana. Por el contrario, combinar diferentes materiales es una marca registrada de la diseñadora.

Sus piezas traen piedras súper coloridas e incluso materiales diferentes, como el cuero galuchat. Muchas piezas llevan ese material que nada más es que el cuero de arraia. El uso de él comenzó muchos años atrás, allá por los años 20 y 30, en China y Japón para revestir estuches y cajas decorativas. Hoy en día se encuentra en muchas piezas de decoración y también en joyas.

Hablando de pescado, animal es una de las apuestas más fuertes de Adriana en la colección. Siguiendo las tendencias de todo el mundo, la diseñadora desarrolló la colección, como la mariposa o la libélula.

Versatilidad también es una palabra de orden en el diccionario de la Madame Mordô. Además de ser piezas lindas que caen bien en cualquier situación, cualquier hora, cualquier lugar, algunas todavía son una especie de 2-en-1. Partes desmontables para tener dos opciones de modelo. Usted puede salir de casa con uno y cambiar a lo largo del día, dependiendo de la agenda y la voluntad.

Es de moda
Entre las tendencias que nos acompañan, vienen acompañando a lo largo de ese año o aún están ganando fuerza, podemos destacar algunas.

En los pendientes, los de argollas están con todo. Este es un clásico, no podemos negar. Pero ahora ellos están con fuerza total en formatos diferentes, con detalles, mayor o menor, más grueso o más fino … vale todo! También tiene los pendientes largos. Pero largo de veeeeeeerdad, para llamar la atención, destacar en el look y destacar su cara. Otra cosa que anda mucho por ahí son flores. Las flores y las joyas tienen todo que ver: ambas son bellas, encantan, adornan, alegran … ¿Por qué no juntar los dos, no es así? Y las flores siempre caen bien. También se puso en los pendientes retro, aquellos con cara de que vino del armario de la abuela o de un bazar super cool.

En los collares es ocho o ochenta: o choker (las gargantillas) o largos en capas. En las manos, una cosa que llama la atención es el adorno en el dedito. Estos anillos se usaban en la época victoriana y de vez en cuando dan un paso de moda. Como está sucediendo ahora.

Entre los temas, tenemos los temas marítimos – y eso incluye desde la reproducción de accesorios náuticos, como timón y ancla, hasta seres del mar y conchas. Por cierto, la concha más alta es aquellas de Búzios que encontramos en las ferias de playa, ¿sabes?

También tenemos colgantes con letras – monte su alfabeto con las iniciales de quien desea homenajear y no quiere quedarse lejos. Y el ojo griego (aquel que es bueno para apartar mal mirado y, tan hermoso que es, es bueno también para adornar) volvió a dar las caras en los accesorios.

¡Capriche en los colores, muchas, mezcladas, vibrantes! En los metales, el oro volvió con todo y promete invadir las cajas de joyas de las más antenadas.

Y ahí, ya escogió su tendencia preferida – o va a seguir todas?

Deja un comentario