En esta edición de #SemFiltro, los amigos Torrego, Keli Savieto, Fabiana Bruno y Diana Dahre tuvieron una conversación sin filtro alguno, literalmente. Hablan de cachorros inteligentes que empiezan a tener hábitos similares a los del dueño humano, de la falta de privacidad cuando se tienen hijos, y se desahogaban sobre las sorpresas de la maternidad. Porque ser madre es una bendición, una alegría, una felicidad sin fin, pero también tiene sus dolores y puntos negativos. Y eso, que casi nadie habla, hablamos.

Investigación reveladora
Un estudio realizado por Kid day care y divulgado en el Daily Mail, en Inglaterra, mostró que la mayoría de las mujeres mora sobre las dificultades en ser madre. La investigación es antigua, de 2014, pero la información recolectada refleja el escenario de la maternidad aún hoy.

En general, las madres exageran sobre los puntos positivos y la tranquilidad en el día a día del recién nacido. Dicen que todo está bien, sólo que no siempre está y la mentira es una forma de ocultar el miedo de demostrar un posible fracaso en la nueva misión. En esa investigación, fueron mil mujeres entrevistadas, y para el 90% de ellas todo iba bien en la rutina, en los cuidados y en la adaptación de la nueva vida, aunque la verdad fuera otra. En el estudio, el 41% de ellas no les gusta pedir ayuda y no aceptan ayuda de familiares y amigos porque no quieren demostrar que no están dando cuenta del recado.

Pero también abrieron el juego y el 79% de las entrevistadas asumieron que los primeros tres meses fueron más difíciles de lo que se imaginó. Entre los mayores desafíos de la maternidad, destacaron: falta de sueño, presiones financieras, problemas de relación, salir de casa con el bebé y presión para saber todas las respuestas.

Vida real
En nuestra conversación, Fabiana trae, de una forma muy divertida, situaciones de la maternidad por las que pasó. Ella cuenta que siempre quiso ser madre, que fue maravilloso amamantar. Pero, por otro lado, vio sus formas cambiar y, con ello, hasta su postura corporal fue alterada. También fue un choque el cambio brusca en su rutina: en un día, estaba agitada, con la agenda llena en grabaciones y rodeada de gente; al día siguiente, estaba encerrada en casa, pasando los días con suéter. Ir al mercado era el gran momento del día, un verdadero evento social.

A pesar de las risas que la experiencia de Fabiana proporcionó, la verdad es que esa realidad afecta a las mujeres y casi nadie habla sobre esos cambios en la vida post-maternidad.

Sobre las cosas que casi nadie comenta de esa fase:
_Que el cuerpo de la mujer cambia la gente sabe, pero tiene un cambio que casi no es comentado: el pos-parto. Ella pasa nueve meses con la barriga creciendo, pero consciente de que tiene un bebé allí dentro. Lo que nadie habla es que el bebé sale, pero la barriga de gestante continúa allí, como si estuviera en el quinto mes de embarazo. Una incomodidad que va más allá de la cuestión estética, pero de reconocerse en el propio cuerpo. Pero claro que eso es normal con todas y va a volver a la normalidad con el paso del tiempo.

Usted va a mirar a esa carita linda de su hijo y morir de amores, ese sentimiento hermoso e incondicional más grande que todo y difícil de explicar. Lo que nadie habla es que ese amor puede no llegar junto con el bebé. A veces se necesita tiempo para construir eso en el día a día, con la convivencia, con el contacto físico del toque y del abrazo, un proceso de adaptación … Y también es super normal (hay casos más graves, en que la madre rechaza al niño y puede indicar algo más grave y un médico debe ser consultado).

El amamantar es algo natural, instintivo, innato del ser humano. Lo que nadie habla es que, como todo en la vida, también es un aprendizaje. Tiene la mejor posición de la madre y el bebé, usted tiene el derecho del niño toma, tiene la élite que puede tomar abajo, puede tener dolor y el dolor (después de todo, la piel de la región es muy sensible) … Es decir, una serie de cosas que pueden hacer que el momento de la lactancia no sea mágico de inmediato o hasta que impidan ese gesto. Y si eso sucede, todo bien, no hace a nadie menos madre a causa de eso.

El bebé llora y punto, esa es la forma de comunicarse. Eso todo el mundo sabe, lo que nadie habla es que él no va a parar y usted no va a saber el motivo de cara. Choro es llorar hasta que la convivencia te ayude a identificar los tipos, las necesidades, que hacer para calmar y resolver … Un aprendizaje constante y usted llega allí.

– Un bebé trae ligereza y alegría a una casa. Lo que nadie habla es que, de vez en cuando, puede ser que usted tenga sentimientos negativos, como tristeza, desesperación, irritación. Y, por sentir todo eso, ser tomada por la culpa. Es normal, sólo no se siente culpable. Recuerde que en la vida real nada es un mar de rosas, todo es un proceso de aprendizaje. En ese caso específico, tiene una vida que depende de usted, por lo tanto es natural tener inestabilidades, inseguridades. Al final, usted es humano y tiene debilidades.

En los primeros meses, usted no tendrá tiempo para nada, eso está claro. Lo que nadie habla es que muchas veces ni el pijama va a poder sacar a lo largo del día. Bath? Orinar? Agua? Van a tener que esperar. Ellos van a volver, pero hasta allí, respire profundamente.

En fin, nada de eso es para asustar, por el contrario, es para confortar. Todo lo que hablamos viene de experiencias de otras madres, mujeres que pasaron por eso y compartieron sus experiencias para calmar a otras madres de primera, segunda o cualquier viaje. Al final, al fin y al cabo lo que ayuda son experiencias, conversaciones e intercambios con otras madres de primera, segunda o cualquier viaje. Escuchar a quien ya pasó por la misma cosa y ya vivió las mismas delicias y dolores, es quien va a entender y agregar. Y fortalecer para seguir en la nueva misión. Que va a ser hermosa, eso después de que usted venga a contarnos. ¿Combinado?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here