La palabra “catrín” definía a un hombre elegante y bien vestido y era una imagen popular en México que retrataba a las clases aristocráticas de finales del siglo XIX y principios del XX. Fue por eso que cuando el monstruo de la pintura mexicana, el gran Diego Rivera, vio a la Calavera Garbancera, la llamó automáticamente: ¡La Catrina!
¿Por qué se llamaba Garbancera?
“…en los huesos pero con sombrero francés con sus plumas de avestruz”
El garbancero era aquel que, a pesar de tener sangre indígena, pretendía ser europeo y renegar de su propia cultura. Naturalmente, Posada se burlaba de este tipo de gente, por eso creó a la que después conoceríamos como La Catrina. Su sombrero representa a aquel que quiere aparentar “ser más” de lo que es. Por eso es exagerado y enorme, la idea era insinuar las ganas desmedidas de la calavera de aparentar tener más de lo que realmente tiene.
El primer nombre que tuvo La Catrina fue “La Calavera Garbancera”. Fue el título que le dio el gran artista mexicano José Guadalupe Posada al grabado en el que se representa a una mujer con ropas de alta alcurnia pero hecha calavera.
Este personaje tan tradicional de la Cultura Mexicana es más recordado el día dos de Noviembre «Día de Muertos» no por eso deja de ser importante el resto de los días del año, ya que puedes encontrarla en la gran mayoría de la Galerías de Arte, tiendas de Antigüedades o de Artesanía, en la gran mayoría de las casas de Mexicanos o en las casas de los millares de personas explayadas en el mundo entero amantes de la cultura tradicional Mexicana una de las culturas más fuertes y sin fronteras que existe, por lo general es precisamente este personaje que se viene a la mente de cualquier persona cuando piensan en México, muchas de las veces es acompañado de los también tradicionales «Alebrijes» personajes mitológicos mexicanos general mente constituidos por no mínimo 3 animales de los cuales por lo menos uno de ellos es alado, también relacionados a la famosa serpiente emplumada Quetzalcóatl existente en la pirámide de Tenochtitlán y que cada solsticio de primavera se ilumina por los rayos del sol que le da vida trayendo al presente a los Mayas de una forma mágica y única en el mundo.
Torrego nos enseña en este video como realizar un auténtico maquillaje de Catrín con tan solo dos colores mucha imaginación y autenticidad.
La Catrina es un personaje del que se ha apropiado el pueblo mexicano y que lo ha encarnado de mil maneras, ha servido desde para hacer crítica política, protesta social, este maquillaje lo puedes utilizar para celebrar el día de Muertos, en una fiesta de disfraces, en un desfile de moda o cuando tengas ganas de traer al presente de forma majestuosa la cultura mexicana o hasta como elemento de ritual e incluso como mero elemento decorativo. Pero, ¿conoces el verdadero origen e historia de La Catrina?
La Catrina es un símbolo de la muerte o, como en términos cultos se dice, es un memento mori (un recordatorio de la muerte).
Los memento mori tienen su origen en la antigua Roma y servían para quitarle la soberbia a los generales que salían victoriosos a las calles. En los desfiles, detrás de ellos, venía un siervo recordándole sus limitaciones como humano.
Según Tertuliano, el siervo les decía:
Respice post te! Hominem te esse memento! [¡Mira tras de ti! Recuerda que eres un hombre (y no un dios)]
Y es que no importa si uno es rico, pobre, conquistador, esclavo, hombre o mujer, heterosexual u homosexual, alto o pequeño, blanco o moreno, fuerte o débil… todos vamos a morir.
Este tipo de recuerdos de la muerte se siguieron utilizando en el arte (sobre todo en el arte religioso cristiano) y al llegar a América, naturalmente, los mexicanos le dieron su propia forma.

Este video de Torrego auto-maquillándose de Catrín fue producido por Eduk y Catraca Livre (Brasil).

Deja un comentario