Digamos la verdad, tienen amistades que nacieron para nacer y nacerán, Diana Dahre y Rubén Torrego se tomaron un tiempo para encontrarse y, una vez que se cruzaron los caminos, ZAZ, para separarlos ni a distancia. Comenzando porque ninguno de ellos nació en la ciudad donde se conocieron y, a pesar de que ambos tenían un amigo mutuo, fue el tiempo y el momento en que esta amistad hizo clic desde el primer momento en que se conocieron, ambas personalidades activas, llenas de energía, contemporáneos, gustos y educación similar, pero ambos muy diferentes, unidos por la pasión a la vida, la honestidad, el deseo de hacer un cambio en el mundo, contribuir, comunicarse… Ser diferente es normal y maravilloso, cuando las personas buscan y buscan personas con los mismos deseos, gustos, incluso similitudes físicas o incluso influencian a otros para ser más allá de lo imaginable, manipulando hasta condicionando la amistad para ser más que simbiótico, para ser imitado, esta es una patología muy común y conocida, pero rara vez reconocida por aquellos que lo padecen, esto se llama ser narcisista para ir más allá del reflejo generando circuitos tóxicos y cíclicos donde el circuito tiene pocas salidas, ALERTA, eres simplemente maravilloso y único, no tienes que ser igual a nadie mas, solo necesitas ser tú, dicen que las personas se conocen cuando viajan juntas… para viajar no se necesita dinero ni días de vacaciones, viaja en la misma ciudad, ¡corre el riesgo de viajar y abrirte diciendo lo que te gusta, quieres y bailas!

¡Viviendo y aprendiendo todo el tiempo!

Deja un comentario